CONOCIMIENTO DOS “Saludaré éste día con amor en mi corazón”

Estándar

                                            ” SALUDARÉ  ÉSTE  DÍA  CON  AMOR  EN MI CORAZÓN”

“Porque éste es el secreto más grande del éxito en todas las empresas.                                                                                                                                                       La fuerza muscular podrá partir un escudo y aún destruir la vida,                                                                                                                                                                     pero solo el poder invisible del amor, puede abrir el corazón del hombre,                                                                                                                                                         y hásta que no domine este arte no seré más que   un mercachifle en el mercado.                                                                                                                                 Haré del amor mi arma más poderosa y nadie a quien yo visite podrá defenderse de su fuerza.

Podrán contradecir mi razonamiento; podrán desconfiar de mis discursos,                                                                                                                                            podrán desaprobar  mi manera  de vestir, podrán rechazar mi rostro,                                                                                                                                                               y hásta podrán sospechar de mis ofertas especiales,                                                                                                                                                                                                   y sin embargo mi amor les derretirá el corazón,                                                                                                                                                                                                            a igual que el sol cuyos rayos entibian la más fría arcilla.

¿ Y cómo la haré ? De aquí en adelante contemplaré todas las cosas con amor y naceré de nuevo.                                                                                                         Amaré el sol  porque me calienta mis huesos; pero también amaré la lluvia porque purifica mi espíritu.                                                                                       Amaré la luz  porque me señala el camino; amaré la oscuridad porque me señala las estrellas.                                                                                                           Acogeré la felicidad porque engrandece mi corazón;                                                                                                                                                                                            pero también soportaré  la tristeza porque descubre mi alma.                                                                                                                                                                       Reconoceré la recompensa proque constituye mi pago;                                                                                                                                                                                            Pero también daré acogida a los obstáculos porque constituye para mi un desafío.

¿ Y cómo hablaré ?  Elogiaré a mis enemigos y se convertirán en amigos míos.                                                                                                                                           Animaré a mis amigos y se volverán mis hermanos.                                                                                                                                                                                                     Ahondaré siempre en busca de razones para elogiar;                                                                                                                                                                                               núnca me allanaré a buascar excusas para  el chisme.                                                                                                                                                                                            Cuando sienta la tentación de criticar, me morderé la lengua;                                                                                                                                                                              cuando me sienta inspirado a elogiar, lo proclamaré a los cuatro vientos.

¿No sucede que los pájaros, el viento, el mar y la naturaleza toda hablan                                                                                                                                                            con la música de la alabanza para su creador?.                                                                                                                                                                                                              ¿No puedo acaso hablar con la mismamúsica a sus hijos?.                                                                                                                                                                                        De aquí en adelante recordaré éste secreto que cambiará mi vida.

¿ Y cómo procederé ? Amaré a todas las clases de hombres porque cada uno tiene cualidades                                                                                                     dignas de ser admiradas aunque quiza estén ocultas.                                                                                                                                                                                       Derribaré la muralla de sospecha y de odio que han construido alrededor de sus corazones                                                                                                                   y en su lugar edificaré puentes para llegar por ellos a sus almas.

Amaré al que tiene ambiciones porque podrá inspirarme ;                                                                                                                                                                                   amaré a los que han fracasado porque pueden enseñarme.                                                                                                                                                                              Amaré a los reyes porque son solamente humanos;                                                                                                                                                                                                     amaré a los humildes porque son divinos.                                                                                                                                                                                                                 Amaré a los ricos porque sufren la soledad.                                                                                                                                                                                                              Amaré a los pobres porque son tantos.                                                                                                                                                                                                                         Amaré a los jóvenes por la fe a que se aferran;                                                                                                                                                                                                                 amaré a los ancianos por la sabiduría que comparten.                                                                                                                                                                                          Amaré a los hermanos por sus ojos de tristeza;                                                                                                                                                                                                                amaré a los feos por sus almas saturadas de paz.

¿ Pero cómo reaccionaré ante la conducta de los demás ? con amor.                                                                                                                                                                Porque así como el amor es el arma con la que me propongo abrir el corazón del hombre,                                                                                                                      el amor es también mi escudo para resistir los dardos de odio  y las lanzas de ira.                                                                                                                                             La adversidad y el desánimo azotarán cual huracán mi nuevo escudo,                                                                                                                                                            hásta quedar finalmente reducidos a fina lluvia.                                                                                                                                                                                                           Mi escudo me protejerá en el mercado, me sostendrá cuando estoy solo.                                                                                                                                                         Me estimulará en momentos de desánimo, pero también me calmará en épocas de gozoso transporte.                                                                                          Con el uso se fortalecerá y me protegerá cada vez más hasta que un día lo pondré a un lado                                                                                                                      y caminaré  sin estorbos entre todos los hombres, y cuando lo haga,                                                                                                                                                                   mi nombre será enarbolado bien alto en la pirámide de la vida.

¿Y cómo me enfrantaré con las personas con quienes me encuentro? De uan sola manera.                                                                                                                         En silencio y de mi fuero interno me dirigiré a él y le diré te amo.                                                                                                                                                           Aunque dichas en silencio estas palabras se reflejarán en mis ojos, serenarán mi frente,                                                                                                                               harán que una sonrisa se asome a mis labios, y harán eco en mi voz, y su corazón se abrirá.                                                                                                                  ¿ Y quién es aquel que se negará a comprar mis mercancías cuando en su corazón sienta mi amor?

Y principalmente me amaré a mi mismo. Porque cuando lo hago,                                                                                                                                                                 vigilaré celosamente todo lo que entra en mi cuerpo, mi mente, mi alma y mi corazón.                                                                                                                  Núnca jamás mimaré los apetitos de la carne,                                                                                                                                                                                                             sino que más bien trataré mi cuerpo con limpieza y moderación.                                                                                                                                                                   Núnca  jamás mimaré los apetitos de  la carne,                                                                                                                                                                                                              sino que más bien trataré mi cuerpo con limpieza y moderación.                                                                                                                                                              Núnca permitiré que mi mente sea atraída por el mal y la desesperación,                                                                                                                                                         sino que más bien la estimularé con los conocimientos y la sabiduría de los siglos.

Núnca le permitiré a mi alma que se vuelva complaciente y satisfecha;                                                                                                                                                             por el contrario la alimentaré con la meditación y la oracion.                                                                                                                                                                                No permitiré nunca que mi corazón se empequeñezca o se amargue;                                                                                                                                                             sino más bien lo compartiré y crecerá y alegrará la tierra.

De aquí en adelante amaré toda la humanidad.                                                                                                                                                                                                          Desde este momento todo el odio ha sido extraído de mis venas                                                                                                                                                                      porque no tengo tiempo para odiar,  sólo tengo tiempo para amar.

Desde este momento doy el primer paso requerido para convertirme en un hombre entre los hombres.                                                                                         Con amor aumentaré mis ventas en un ciento por ciento y me convertiré en un gran vendedor.                                                                                                     Aunque no posea otras cualidades, puedo alcanzar el éxito con el amor solamente.

Sin el amor fracasaré aunque posea todos los conocimientos y habilidades del mundo.

Saludaré este día con amor, y tendré éxito.

Hog Mandino.

 formacionprofesionalenventas@yahoo.es

Guillermo Osorio H

Anuncios

utiliza su avatar

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s